Nuevas recetas

Eddie Huang de la Baohaus sobre los críticos alimentarios y las subculturas

Eddie Huang de la Baohaus sobre los críticos alimentarios y las subculturas


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Él dice que Sam Sifton, que pronto será ex crítico gastronómico del New York Times, "hablaba el idioma pardo".

El crítico de restaurantes del New York Times, Sam Sifton, fue ascendido a editor nacional ayer, y Sifton lo anunció a través de Twitter.

El resto del mundo de la comida respondió en consecuencia: algunos chefs eran todos, "Sam, ¿quién?" y otros fueron corteses y felicitaciones. La mejor reacción, sin embargo, tiene que ser la del chef Eddie Huang. carta de amor de 2.000 palabras llena de blasfemias a la era Sifton (incluso después de una dura crítica).

“Sifton es el primero en integrar y representar realmente la cultura juvenil en la sección de Comedor”, escribe Huang. “La gente mayor simplemente se mantiene copacetica. Por primera vez en mucho tiempo, la comida se mantiene firme en la sección Estilo y los niños están prestando atención ".

Por supuesto, Huang da consejos al siguiente crítico, en particular al número tres: “No seas fanático de los chefs. Somos tus marcas. No lo tuerzas ". Y número siete: “Solo para dar seguimiento a eso, el próximo crítico debe ser el tipo de tipo que come en Obama Fried Chicken. Absolutamente necesario."

Luego Huang se despide con una dulce nota de su madre: “Por último, Sam ... Mamá quería que dijera: 'Gong Xi Fa Cai' Felicidades amigo, los niños te extrañarán. Pero en una nota positiva, ¿tiene que ser anónimo ahora? ¿Puede venir a ser levantado en Baohaus 2? DÉJAME AVERIGUARLO."

El Daily Byte es una columna periódica dedicada a cubrir noticias y tendencias alimentarias interesantes en todo el país. Haz clic aquí para columnas anteriores.


Eddie Huang se cruza con la corriente principal

Eddie Huang (restaurador, ex abogado, ex traficante de drogas y hasta anoche, creador de programas de televisión) está en transición. Está cruzando hacia la corriente principal y está listo para llamar la atención. Su título de abogado será útil a medida que se mude del mundo en el que se siente cómodo (hospedaje Vice's "Huang's World", que dirige su restaurante Baohaus), al ámbito menos indulgente de la televisión en red. Sus memorias más vendidas Recién llegado en barco se ha convertido en una comedia familiar que debuta en ABC esta semana y los esfuerzos de Huang por mantener la humanidad, la ventaja y la discusión franca sobre la raza han estado al frente de sus pensamientos. "Si miras el rumor de las proyecciones de la TCA (Television Critic's Association), nuestro programa es el que más tiene. ¿Por qué? Porque estamos diciendo la verdad. Y yo le digo a la cadena, '¡Toma una pista!' Simplemente diga la verdad y la gente se sintonizará ". El programa es notable no solo por su representación de una familia asiática en la televisión, sino por tratarlos de la misma manera que a cualquier otro clan estadounidense: tridimensional y defectuoso. Uno tiene la sensación de que Eddie Huang no dejaría que existiera de ninguna otra manera.

RELACIONADO: Lo que cocina Marcus Samuelsson cuando él y ampaposs en casa

"Ser asiático en Estados Unidos es complejo. Ves la cultura blanca y ves la cultura negra. Siendo asiático, dices cuál es mi identidad? Entonces, puedo hacer kung-fu, matemáticas, tocar el violín y luego convertirme en abogado o médico". Su identidad como inmigrante de segunda generación está informada por su exposición a la música rap, el skate y la diversidad que vive en cocinas como la del restaurante de su padre cuando era niño. Su objetivo es asegurarse de que el programa se mantenga fiel a esa lucha por sí mismo. "Mis mayores preocupaciones son la representación del hombre asiático, la exotificación de la mujer asiática y la imitación de la cultura negra".

Reciente de Huang Nueva York El artículo de la revista presenta un escenario común al que se enfrenta: el escritor escribe sobre su identidad asiática con honestidad, la compañía de televisión compra los derechos de esa historia que la gente de televisión trata de encubrir. Cuando los escritores de Recién llegado en barco quería cambiar el grupo de rap Gravediggaz a Beastie Boys en una escena clave, Huang, el tipo que debería estar feliz solo por el cambio para ver sus memorias convertidas en una comedia de situación de la red, tuvo que explicarles cuánto cambió el grupo de rap de medios de negro a blanco. Huang es también el Años maravillosos-como narrador en el programa. Cuando llega el momento de grabar su voz en off, está revisando cada línea, clasificando el contexto y la inflexión adecuados. Explica: "No doy notas sobre lo que es divertido. Doy notas sobre el poder".

Las peleas de Eddie con ABC son consistentes con sus luchas con su otro trabajo. Es consciente de su lugar en el mundo, en Nueva York y en el tiempo. Su principal preocupación es usar cualquier brillo que tenga en el centro de atención para enfocarse en los problemas que lo definen y dan color a su mundo. Reconoce que tres temporadas en su Vicio demuestre que necesita cambiar el enfoque de su personalidad hacia sus invitados. Él es consciente de que pasar demasiado tiempo en el ojo público puede hacerte desechable y quiere ir un paso por delante. En su carrera por hacer un trabajo interesante, la autoconciencia de Huang puede ser su mejor baza. Está rodeado de una red de amigos cercanos que lo ayudan a administrar su restaurante, su dinero y su tiempo. Sabe que aislarse con un grupo tan tigttknit lo expone a las plumas erizadas ocasionales, pero le gusta tener gente a su alrededor que le diga la verdad.

RELACIONADO: Receta de mejillones asados ​​a la sartén de David Chang y ampaposs

Si creces con tus raíces en una subcultura subversiva, en el caso de Huang, el hip hop y el skateboard, el atractivo de ser rebelde generalmente se desgasta a medida que envejeces. Es una rareza ver a un adulto cuestionar la autoridad que se siente como el predeterminado marginar a aquellos que lo hacen como bocazas o alborotadores. Definitivamente, Huang ha sido calificado como ambas cosas, pero se defiende rápidamente: "No creo que sea una mala persona. Soy un tipo agradable que se niega a ver cómo se destruyen las cosas que amo. Pero cuando he decidido que has hecho algo mal, no suelo mostrar piedad ". Parte de la reputación son sus raíces en el mundo de la comida de Nueva York, especialmente la secta que adora en el altar de los "chefs chicos malos" que presentan una versión de la frescura neoyorquina, un paladar carnívoro y un despido de la autoridad. Es falso machismo, la postura de 'los veganos son tontos' y, seamos sinceros, tiene un bonito gusto pedestre en la cultura. Huang debe mucho de su éxito a otras personas que tienen esa perspectiva, pero está decidido a hacerlo bien y no dejar que su personalidad sea más grande que su trabajo.

Como Recién llegado en barco hace su debut, no se le escapa a Eddie Huang lo afortunado que es que sus memorias profundamente personales y algo deformadas estén llegando a las cadenas de televisión. Le pregunto si es un viaje para ver la publicidad de su programa en los autobuses y en el metro. Reconoce que es una locura, pero generalmente se señala en su respuesta. "Los miro y pienso: no habría hecho gótico americano carteles ".

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang se cruza con la corriente principal

Eddie Huang (restaurador, ex abogado, ex traficante de drogas y hasta anoche, creador de programas de televisión) está en transición. Está cruzando hacia la corriente principal y está listo para llamar la atención. Su título de abogado será útil a medida que se mude del mundo en el que se siente cómodo (hospedaje Vice's "Huang's World", que dirige su restaurante Baohaus), al ámbito menos indulgente de la televisión en red. Sus memorias más vendidas Recién llegado en barco se ha convertido en una comedia familiar que debuta en ABC esta semana y los esfuerzos de Huang por mantener la humanidad, la ventaja y la discusión franca sobre la raza han estado al frente de sus pensamientos. "Si miras el rumor de las proyecciones de la TCA (Television Critic's Association), nuestro programa es el que más tiene. ¿Por qué? Porque estamos diciendo la verdad. Y yo le digo a la cadena, '¡Toma una pista!' Simplemente diga la verdad y la gente se sintonizará ". El programa es notable no solo por su representación de una familia asiática en la televisión, sino por tratarlos de la misma manera que cualquier otro clan estadounidense: tridimensional y defectuoso. Uno tiene la sensación de que Eddie Huang no dejaría que existiera de ninguna otra manera.

RELACIONADO: Lo que cocina Marcus Samuelsson cuando él y ampaposs en casa

"Ser asiático en Estados Unidos es complejo. Ves la cultura blanca y ves la cultura negra. Siendo asiático, dices cuál es mi identidad? Entonces, puedo hacer kung-fu, matemáticas, tocar el violín y luego convertirme en abogado o médico". Su identidad como inmigrante de segunda generación está informada por su exposición a la música rap, el skate y la diversidad que vive en cocinas como la del restaurante de su padre cuando era niño. Su objetivo es asegurarse de que el programa se mantenga fiel a esa lucha por sí mismo. "Mis mayores preocupaciones son la representación del hombre asiático, la exotificación de la mujer asiática y la imitación de la cultura negra".

Reciente de Huang Nueva York El artículo de la revista presenta un escenario común al que se enfrenta: el escritor escribe sobre su identidad asiática con honestidad. La compañía de televisión compra los derechos de esa historia que la gente de la televisión trata de encubrir. Cuando los escritores de Recién llegado en barco quería cambiar el grupo de rap Gravediggaz a Beastie Boys en una escena clave, Huang, el tipo que debería estar feliz solo por el cambio para ver sus memorias convertidas en una comedia de situación de la red, tuvo que explicarles cuánto cambió el grupo de rap de medios de negro a blanco. Huang es también el Años maravillosos-como narrador en el programa. Cuando llega el momento de grabar su voz en off, está revisando cada línea, clasificando el contexto y la inflexión adecuados. Explica: "No doy notas sobre lo que es gracioso. Doy notas sobre el poder".

Las peleas de Eddie con ABC son consistentes con sus luchas con su otro trabajo. Es consciente de su lugar en el mundo, en Nueva York y en el tiempo. Su principal preocupación es usar cualquier brillo que tenga en el centro de atención para enfocarse en los problemas que lo definen y dan color a su mundo. Reconoce que tres temporadas en su Vicio demuestre que necesita cambiar el enfoque de su personalidad hacia sus invitados. Él es consciente de que pasar demasiado tiempo en el ojo público puede hacerte desechable y quiere ir un paso por delante. En su carrera por hacer un trabajo interesante, la autoconciencia de Huang puede ser su mejor baza. Está rodeado de una red de amigos cercanos que le ayudan a administrar su restaurante, su dinero y su tiempo. Sabe que aislarse con un grupo tan tigttknit lo expone a las plumas erizadas ocasionales, pero le gusta tener gente a su alrededor que le diga la verdad.

RELACIONADO: Receta de mejillones asados ​​a la sartén de David Chang y ampaposs

Si creces con tus raíces en una subcultura subversiva, en el caso de Huang, el hip hop y el skateboard, el atractivo de ser rebelde generalmente se desgasta a medida que envejeces. Es una rareza ver a un adulto cuestionar la autoridad que se siente como el predeterminado marginar a aquellos que lo hacen como bocazas o alborotadores. Definitivamente, Huang ha sido calificado como ambas cosas, pero se defiende rápidamente: "No creo que sea una mala persona. Soy un tipo agradable que se niega a ver cómo se destruyen las cosas que amo. Pero cuando he decidido que has hecho algo mal, no suelo mostrar piedad ". Parte de la reputación son sus raíces en el mundo de la comida de Nueva York, especialmente la secta que adora en el altar de los "chefs chicos malos" que presentan una versión de la frescura neoyorquina, un paladar carnívoro y un despido de la autoridad. Es falso machismo, la postura de 'los veganos son tontos' y, seamos sinceros, tiene un bonito gusto pedestre en la cultura. Huang debe mucho de su éxito a otras personas que tienen esa perspectiva, pero está decidido a hacerlo bien y no dejar que su personalidad sea más grande que su trabajo.

Como Recién llegado en barco hace su debut, no se le escapa a Eddie Huang lo afortunado que es que sus memorias profundamente personales y algo deformadas estén llegando a las cadenas de televisión. Le pregunto si es un viaje para ver la publicidad de su programa en los autobuses y en el metro. Reconoce que es una locura, pero generalmente se señala en su respuesta. "Los miro y pienso: no habría hecho gótico americano carteles ".

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang se cruza con la corriente principal

Eddie Huang (restaurador, ex abogado, ex traficante de drogas y hasta anoche, creador de programas de televisión) está en transición. Está cruzando hacia la corriente principal y está listo para llamar la atención. Su título de abogado será útil a medida que se mude del mundo en el que se siente cómodo (hospedaje Vice's "Huang's World", que dirige su restaurante Baohaus), al ámbito menos indulgente de la televisión en red. Sus memorias más vendidas Recién llegado en barco se ha convertido en una comedia de situación familiar que debuta en ABC esta semana y los esfuerzos de Huang por mantener la humanidad, la ventaja y la discusión franca sobre la raza han estado al frente de sus pensamientos. "Si miras el rumor de las proyecciones de la TCA (Television Critic's Association), nuestro programa es el que más tiene. ¿Por qué? Porque estamos diciendo la verdad. Y yo le digo a la cadena, '¡Toma una pista!' Simplemente diga la verdad y la gente se sintonizará ". El programa es notable no solo por su representación de una familia asiática en la televisión, sino por tratarlos de la misma manera que a cualquier otro clan estadounidense: tridimensional y defectuoso. Uno tiene la sensación de que Eddie Huang no dejaría que existiera de ninguna otra manera.

RELACIONADO: Lo que cocina Marcus Samuelsson cuando él y ampaposs en casa

"Ser asiático en Estados Unidos es complejo. Ves la cultura blanca y ves la cultura negra. Siendo asiático, dices cuál es mi identidad? Entonces, puedo hacer kung-fu, matemáticas, tocar el violín y luego convertirme en abogado o médico". Su identidad como inmigrante de segunda generación está informada por su exposición a la música rap, el skate y la diversidad que vive en cocinas como la del restaurante de su padre cuando era niño. Su objetivo es asegurarse de que el programa se mantenga fiel a esa lucha por sí mismo. "Mis mayores preocupaciones son la representación del hombre asiático, la exotificación de la mujer asiática y la imitación de la cultura negra".

Reciente de Huang Nueva York El artículo de la revista presenta un escenario común al que se enfrenta: el escritor escribe sobre su identidad asiática con honestidad, la compañía de televisión compra los derechos de esa historia que la gente de televisión trata de encubrir. Cuando los escritores de Recién llegado en barco quería cambiar el grupo de rap Gravediggaz a Beastie Boys en una escena clave, Huang, el tipo que debería estar feliz solo por el cambio para ver sus memorias convertidas en una comedia de situación de la red, tuvo que explicarles cuánto cambió el grupo de rap de medios de negro a blanco. Huang es también el Años maravillosos-como narrador en el programa. Cuando llega el momento de grabar su voz en off, está peinando cada línea, clasificando el contexto y la inflexión adecuados. Explica: "No doy notas sobre lo que es divertido. Doy notas sobre el poder".

Las peleas de Eddie con ABC son consistentes con sus luchas con su otro trabajo. Es consciente de su lugar en el mundo, en Nueva York y en el tiempo. Su principal preocupación es usar cualquier brillo que tenga en el centro de atención para enfocarse en los problemas que lo definen y dan color a su mundo. Reconoce que tres temporadas en su Vicio demuestre que necesita cambiar el enfoque de su personalidad hacia sus invitados. Él es consciente de que pasar demasiado tiempo en el ojo público puede hacerte desechable y quiere ir un paso por delante. En su carrera por hacer un trabajo interesante, la autoconciencia de Huang puede ser su mejor baza. Está rodeado de una red de amigos cercanos que lo ayudan a administrar su restaurante, su dinero y su tiempo. Sabe que aislarse con un grupo tan tigttknit lo expone a las plumas erizadas ocasionales, pero le gusta tener gente a su alrededor que le diga la verdad.

RELACIONADO: Receta de mejillones asados ​​a la sartén de David Chang y ampaposs

Si creces con tus raíces en una subcultura subversiva, en el caso de Huang, el hip hop y el skateboard, el atractivo de ser rebelde generalmente se desgasta a medida que envejeces. Es una rareza ver a un adulto cuestionar la autoridad que se siente como el predeterminado marginar a aquellos que lo hacen como bocazas o alborotadores. Definitivamente, Huang ha sido calificado como ambas cosas, pero se defiende rápidamente: "No creo que sea una mala persona. Soy un tipo agradable que se niega a ver cómo se destruyen las cosas que amo. Pero cuando he decidido que has hecho algo mal, no suelo mostrar piedad ". Parte de la reputación son sus raíces en el mundo de la comida de Nueva York, especialmente la secta que adora en el altar de los "chefs chicos malos" que presentan una versión de la frescura neoyorquina, un paladar carnívoro y un despido de la autoridad. Es falso machismo, la postura de 'los veganos son tontos' y, seamos sinceros, tiene un bonito gusto pedestre en la cultura. Huang debe mucho de su éxito a otras personas que tienen esa perspectiva, pero está decidido a hacerlo bien y no dejar que su personalidad sea más grande que su trabajo.

Como Recién llegado en barco hace su debut, no se le escapa a Eddie Huang lo afortunado que es que sus memorias profundamente personales y algo deformadas estén llegando a las cadenas de televisión. Le pregunto si es un viaje para ver la publicidad de su programa en los autobuses y en el metro. Reconoce que es una locura, pero generalmente se señala en su respuesta. "Los miro y pienso: no habría hecho gótico americano carteles ".

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang se cruza con la corriente principal

Eddie Huang (restaurador, ex abogado, ex traficante de drogas y hasta anoche, creador de programas de televisión) está en transición. Está cruzando hacia la corriente principal y está listo para llamar la atención. Su título de abogado será útil a medida que se mude del mundo en el que se siente cómodo (hospedaje Vice's "Huang's World", que dirige su restaurante Baohaus), al ámbito menos indulgente de la televisión en red. Sus memorias más vendidas Recién llegado en barco se ha convertido en una comedia familiar que debuta en ABC esta semana y los esfuerzos de Huang por mantener la humanidad, la ventaja y la discusión franca sobre la raza han estado al frente de sus pensamientos. "Si miras el rumor de las proyecciones de la TCA (Television Critic's Association), nuestro programa es el que más tiene. ¿Por qué? Porque estamos diciendo la verdad. Y yo le digo a la cadena, '¡Toma una pista!' Simplemente diga la verdad y la gente se sintonizará ". El programa es notable no solo por su representación de una familia asiática en la televisión, sino por tratarlos de la misma manera que cualquier otro clan estadounidense: tridimensional y defectuoso. Uno tiene la sensación de que Eddie Huang no dejaría que existiera de ninguna otra manera.

RELACIONADO: Lo que cocina Marcus Samuelsson cuando él y ampaposs en casa

"Ser asiático en Estados Unidos es complejo. Ves la cultura blanca y ves la cultura negra. Siendo asiático, dices cuál es mi identidad? Entonces, puedo hacer kung-fu, matemáticas, tocar el violín y luego convertirme en abogado o médico". Su identidad como inmigrante de segunda generación está informada por su exposición a la música rap, el skate y la diversidad que vive en cocinas como la del restaurante de su padre cuando era niño. Su objetivo es asegurarse de que el programa se mantenga fiel a esa lucha por sí mismo. "Mis mayores preocupaciones son la representación del hombre asiático, la exotificación de la mujer asiática y la imitación de la cultura negra".

Reciente de Huang Nueva York El artículo de la revista presenta un escenario común al que se enfrenta: el escritor escribe sobre su identidad asiática con honestidad. La compañía de televisión compra los derechos de esa historia que la gente de la televisión trata de encubrir. Cuando los escritores de Recién llegado en barco quería cambiar el grupo de rap Gravediggaz a Beastie Boys en una escena clave, Huang, el tipo que debería estar feliz solo por el cambio para ver sus memorias convertidas en una comedia de situación de la red, tuvo que explicarles cuánto cambió el grupo de rap de medios de negro a blanco. Huang es también el Años maravillosos-como narrador en el programa. Cuando llega el momento de grabar su voz en off, está peinando cada línea, clasificando el contexto y la inflexión adecuados. Explica: "No doy notas sobre lo que es gracioso. Doy notas sobre el poder".

Las peleas de Eddie con ABC son consistentes con sus luchas con su otro trabajo. Es consciente de su lugar en el mundo, en Nueva York y en el tiempo. Su principal preocupación es usar cualquier brillo que tenga en el centro de atención para enfocarse en los problemas que lo definen y dan color a su mundo. Reconoce que tres temporadas en su Vicio demuestre que necesita cambiar el enfoque de su personalidad hacia sus invitados. Él es consciente de que pasar demasiado tiempo en el ojo público puede hacerte desechable y quiere ir un paso por delante. En su carrera por hacer un trabajo interesante, la autoconciencia de Huang puede ser su mejor baza. Está rodeado de una red de amigos cercanos que le ayudan a administrar su restaurante, su dinero y su tiempo. Sabe que aislarse con un grupo tan tigttknit lo expone a las plumas erizadas ocasionales, pero le gusta tener gente a su alrededor que le diga la verdad.

RELACIONADO: Receta de mejillones asados ​​a la sartén de David Chang y ampaposs

Si creces con tus raíces en una subcultura subversiva, en el caso de Huang, el hip hop y el skateboard, el atractivo de ser rebelde generalmente se desgasta a medida que envejeces. Es una rareza ver a un adulto cuestionar la autoridad que se siente como el predeterminado marginar a aquellos que lo hacen como bocazas o alborotadores. Definitivamente, Huang ha sido calificado como ambas cosas, pero se defiende rápidamente: "No creo que sea una mala persona. Soy un tipo agradable que se niega a ver cómo se destruyen las cosas que amo. Pero cuando he decidido que has hecho algo mal, no suelo mostrar piedad ". Parte de la reputación son sus raíces en el mundo de la comida de Nueva York, especialmente la secta que adora en el altar de los "chefs chicos malos" que presentan una versión de la frescura neoyorquina, un paladar carnívoro y un despido de la autoridad. Es falso machismo, la postura de 'los veganos son tontos' y, seamos sinceros, tiene un bonito gusto pedestre en la cultura. Huang debe mucho de su éxito a otras personas que tienen esa perspectiva, pero está decidido a hacerlo bien y no dejar que su personalidad sea más grande que su trabajo.

Como Recién llegado en barco hace su debut, no se le escapa a Eddie Huang lo afortunado que es que sus memorias profundamente personales y algo deformadas estén llegando a las cadenas de televisión. Le pregunto si es un viaje para ver la publicidad de su programa en los autobuses y en el metro. Reconoce que es una locura, pero generalmente se señala en su respuesta. "Los miro y pienso: no habría hecho gótico americano carteles ".

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang se cruza con la corriente principal

Eddie Huang (restaurador, ex abogado, ex traficante de drogas y hasta anoche, creador de programas de televisión) está en transición. Está cruzando hacia la corriente principal y está listo para llamar la atención. Su título de abogado será útil a medida que se mude del mundo en el que se siente cómodo (hospedaje Vice's "Huang's World", que dirige su restaurante Baohaus), al ámbito menos indulgente de la televisión en red. Sus memorias más vendidas Recién llegado en barco se ha convertido en una comedia de situación familiar que debuta en ABC esta semana y los esfuerzos de Huang por mantener la humanidad, la ventaja y la discusión franca sobre la raza han estado al frente de sus pensamientos. "Si miras el rumor de las proyecciones de la TCA (Television Critic's Association), nuestro programa es el que más tiene. ¿Por qué? Porque estamos diciendo la verdad. Y yo le digo a la cadena, '¡Toma una pista!' Simplemente diga la verdad y la gente se sintonizará ". El programa es notable no solo por su representación de una familia asiática en la televisión, sino por tratarlos de la misma manera que a cualquier otro clan estadounidense: tridimensional y defectuoso. Uno tiene la sensación de que Eddie Huang no dejaría que existiera de ninguna otra manera.

RELACIONADO: Lo que cocina Marcus Samuelsson cuando él y ampaposs en casa

"Ser asiático en Estados Unidos es complejo. Ves la cultura blanca y ves la cultura negra. Siendo asiático, dices cuál es mi identidad? Entonces, puedo hacer kung-fu, matemáticas, tocar el violín y luego convertirme en abogado o médico". Su identidad como inmigrante de segunda generación está informada por su exposición a la música rap, el skate y la diversidad que vive en cocinas como la del restaurante de su padre cuando era niño. Su objetivo es asegurarse de que el programa se mantenga fiel a esa lucha por sí mismo. "Mis mayores preocupaciones son la representación del hombre asiático, la exotificación de la mujer asiática y la imitación de la cultura negra".

Reciente de Huang Nueva York El artículo de la revista presenta un escenario común al que se enfrenta: el escritor escribe sobre su identidad asiática con honestidad, la compañía de televisión compra los derechos de esa historia que la gente de televisión trata de encubrir. Cuando los escritores de Recién llegado en barco quería cambiar el grupo de rap Gravediggaz a Beastie Boys en una escena clave, Huang, el tipo que debería estar feliz solo por el cambio para ver sus memorias convertidas en una comedia de situación de la red, tuvo que explicarles cuánto cambió el grupo de rap de medios de negro a blanco. Huang es también el Años maravillosos-como narrador en el programa. Cuando llega el momento de grabar su voz en off, está peinando cada línea, clasificando el contexto y la inflexión adecuados. Explica: "No doy notas sobre lo que es gracioso. Doy notas sobre el poder".

Las peleas de Eddie con ABC son consistentes con sus luchas con su otro trabajo. Es consciente de su lugar en el mundo, en Nueva York y en el tiempo. Su principal preocupación es usar cualquier brillo que tenga en el centro de atención para enfocarse en los problemas que lo definen y dan color a su mundo. Reconoce que tres temporadas en su Vicio demuestre que necesita cambiar el enfoque de su personalidad hacia sus invitados. Él es consciente de que pasar demasiado tiempo en el ojo público puede hacerte desechable y quiere ir un paso por delante. En su carrera por hacer un trabajo interesante, la autoconciencia de Huang puede ser su mejor baza. Está rodeado de una red de amigos cercanos que lo ayudan a administrar su restaurante, su dinero y su tiempo. Sabe que aislarse con un grupo tan tigttknit lo expone a las plumas erizadas ocasionales, pero le gusta tener gente a su alrededor que le diga la verdad.

RELACIONADO: Receta de mejillones asados ​​a la sartén de David Chang y ampaposs

Si creces con tus raíces en una subcultura subversiva, en el caso de Huang, el hip hop y el skateboard, el atractivo de ser rebelde generalmente se desgasta a medida que envejeces. Es una rareza ver a un adulto cuestionar la autoridad que se siente como el predeterminado marginar a aquellos que lo hacen como bocazas o alborotadores. Definitivamente, Huang ha sido calificado como ambas cosas, pero se defiende rápidamente: "No creo que sea una mala persona. Soy un tipo agradable que se niega a ver cómo se destruyen las cosas que amo. Pero cuando he decidido que has hecho algo mal, no suelo mostrar piedad ". Parte de la reputación son sus raíces en el mundo de la comida de Nueva York, especialmente la secta que adora en el altar de los "chefs chicos malos" que presentan una versión de la frescura neoyorquina, un paladar carnívoro y un despido de la autoridad. Es falso machismo, la postura de 'los veganos son tontos' y, seamos sinceros, tiene un bonito gusto pedestre en la cultura. Huang debe mucho de su éxito a otras personas que tienen esa perspectiva, pero está decidido a hacerlo bien y no dejar que su personalidad sea más grande que su trabajo.

Como Recién llegado en barco hace su debut, no se le escapa a Eddie Huang lo afortunado que es que sus memorias profundamente personales y algo deformadas estén llegando a las cadenas de televisión. Le pregunto si es un viaje para ver la publicidad de su programa en los autobuses y en el metro. Reconoce que es una locura, pero generalmente se señala en su respuesta. "Los miro y pienso: no habría hecho gótico americano carteles ".

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang se cruza con la corriente principal

Eddie Huang (restaurador, ex abogado, ex traficante de drogas y hasta anoche, creador de programas de televisión) está en transición. Está cruzando hacia la corriente principal y está listo para llamar la atención. Su título de abogado será útil a medida que se mude del mundo en el que se siente cómodo (hospedaje Vice's "Huang's World", que dirige su restaurante Baohaus), al ámbito menos indulgente de la televisión en red. Sus memorias más vendidas Recién llegado en barco se ha convertido en una comedia familiar que debuta en ABC esta semana y los esfuerzos de Huang por mantener la humanidad, la ventaja y la discusión franca sobre la raza han estado al frente de sus pensamientos. "Si miras el rumor de las proyecciones de la TCA (Television Critic's Association), nuestro programa es el que más tiene. ¿Por qué? Porque estamos diciendo la verdad. Y yo le digo a la cadena, '¡Toma una pista!' Simplemente diga la verdad y la gente se sintonizará ". El programa es notable no solo por su representación de una familia asiática en la televisión, sino por tratarlos de la misma manera que a cualquier otro clan estadounidense: tridimensional y defectuoso. Uno tiene la sensación de que Eddie Huang no dejaría que existiera de otra manera.

RELACIONADO: Lo que cocina Marcus Samuelsson cuando él y ampaposs en casa

"Ser asiático en Estados Unidos es complejo. Ves la cultura blanca y ves la cultura negra. Siendo asiático, dices cuál es mi identidad? Entonces, puedo hacer kung-fu, matemáticas, tocar el violín y luego convertirme en abogado o médico". Su identidad como inmigrante de segunda generación está informada por su exposición a la música rap, el skate y la diversidad que vive en cocinas como la del restaurante de su padre cuando era niño. Su objetivo es asegurarse de que el programa se mantenga fiel a esa lucha por sí mismo. "Mis mayores preocupaciones son la representación del hombre asiático, la exotificación de la mujer asiática y la imitación de la cultura negra".

Reciente de Huang Nueva York El artículo de la revista presenta un escenario común al que se enfrenta: el escritor escribe sobre su identidad asiática con honestidad, la compañía de televisión compra los derechos de esa historia que la gente de televisión trata de encubrir. Cuando los escritores de Recién llegado en barco quería cambiar el grupo de rap Gravediggaz a Beastie Boys en una escena clave, Huang, el tipo que debería estar feliz solo por el cambio para ver sus memorias convertidas en una comedia de situación de la red, tuvo que explicarles cuánto cambió el grupo de rap de medios de negro a blanco. Huang es también el Años maravillosos-como narrador en el programa. Cuando llega el momento de grabar su voz en off, está peinando cada línea, clasificando el contexto y la inflexión adecuados. Explica: "No doy notas sobre lo que es gracioso. Doy notas sobre el poder".

Las peleas de Eddie con ABC son consistentes con sus luchas con su otro trabajo. Es consciente de su lugar en el mundo, en Nueva York y en el tiempo. Su principal preocupación es usar cualquier brillo que tenga en el centro de atención para enfocarse en los problemas que lo definen y dan color a su mundo. Reconoce que tres temporadas en su Vicio demuestre que necesita cambiar el enfoque de su personalidad hacia sus invitados. Él es consciente de que pasar demasiado tiempo en el ojo público puede hacerte desechable y quiere ir un paso por delante. En su carrera por hacer un trabajo interesante, la autoconciencia de Huang puede ser su mejor baza. Está rodeado de una red de amigos cercanos que lo ayudan a administrar su restaurante, su dinero y su tiempo. Él sabe que aislarse con un grupo tan tigttknit lo expone a las plumas erizadas ocasionales, pero le gusta tener gente a su alrededor que le diga la verdad.

RELACIONADO: Receta de mejillones asados ​​a la sartén de David Chang y ampaposs

Si creces con tus raíces en una subcultura subversiva, en el caso de Huang, el hip hop y el skateboard, el atractivo de ser rebelde generalmente se desgasta a medida que envejeces. Es una rareza ver a un adulto cuestionar la autoridad que se siente como el predeterminado marginar a aquellos que lo hacen como bocazas o alborotadores. Definitivamente, Huang ha sido calificado como ambas cosas, pero se defiende rápidamente: "No creo que sea una mala persona. Soy un tipo agradable que se niega a ver cómo se destruyen las cosas que amo. Pero cuando he decidido que has hecho algo mal, no suelo mostrar piedad ". Parte de la reputación son sus raíces en el mundo de la comida de Nueva York, especialmente la secta que adora en el altar de los "chefs chicos malos" que presentan una versión fresca de Nueva York, un paladar carnívoro y un despido de la autoridad. Es falso-machismo, la postura de 'los veganos son tontos' y, seamos sinceros, tiene un bonito gusto pedestre en la cultura. Huang debe mucho de su éxito a otras personas que tienen esa perspectiva, pero está decidido a hacerlo bien y no dejar que su personalidad sea más grande que su trabajo.

Como Recién llegado en barco hace su debut, no se le escapa a Eddie Huang lo afortunado que es que sus memorias profundamente personales y algo deformadas estén llegando a la televisión en red. Le pregunto si es un viaje para ver la publicidad de su programa en los autobuses y en el metro. Reconoce que es una locura, pero generalmente se señala en su respuesta. "I look at them and I think: I wouldn't have done gótico americano posters."

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang Crosses Over Into the Mainstream

Eddie Huang (restaurateur, former lawyer, former drug dealer, and as of last night, TV show creator) is in transition. He's crossing over into the mainstream and he's ready for the attention. His law degree will come in handy as he moves from the world he's comfortable in (hosting Vice's "Huang's World,"running his restaurant Baohaus), to the less forgiving arena of network TV. His bestselling memoir Fresh off the Boat has been turned into a family-friendly sitcom debuting on ABC this week and Huang's efforts to maintain the humanity, edge and frank discussion of race have been at the forefront of his thoughts. "If you look at the buzz from the TCA's (Television Critic's Association screenings) our show has the most. Why? Because we're telling the truth. And I tell the network, 'Take a hint!' Just tell the truth and people will tune in." The show is notable not just for its depiction of an Asian family on TV but treating them the same as any other American clan: three dimensional and flawed. One gets the sense that Eddie Huang wouldn't let it exist any other way.

RELATED: What Marcus Samuelsson Cooks When He&aposs at Home

"Being Asian in America is complex. You see white culture and you see black culture. Being Asian you say what is my identity? So, I can do kung-fu, math, play violin then become a lawyer or doctor." His identity as a 2nd generation immigrant is informed by his exposure to rap music, skateboarding and the diversity that lives in kitchens like the one in his father's restaurant growing up. His goal is to make sure the show stay true to that struggle for self. "My biggest concerns are the representation of the Asian male, the exotification of the Asian female, and the aping of black culture."

Huang's recent Nueva York magazine piece laid out a common scenario he's faced with: writer writes about his Asian identity honestly TV company buys the rights to that story television people try to whitewash it. When the writers on Recién llegado en barco wanted to change the rap group Gravediggaz to Beastie Boys in a key scene, Huang, the guy who should be happy just for the change to see his memoir turned into a network sitcom, had to explain to them just how much changing the rap group from black to white means. Huang is also the Wonder Years-like narrator on the show. When it comes time to record his voiceover he's combing over every line, sorting out the proper context and inflection. He explains, "I don't give notes for what's funny. I give notes on power."

Eddie's fights with ABC are consistent with his struggles with his other work. He's conscious of his place in the world, in New York and in time. His main concern is using whatever shine he has in the spotlight to pull focus onto the issues that define him and color his world. He recognizes that three seasons into his Vicio show he needs to shift the focus away from his personality and onto his guests. He's aware that too much time in the public eye can make you disposable and wants to stay one step ahead. In his race to do interesting work Huang's self-awareness may be his best asset. He's surrounded himself with a network of close friends who help manage his restaurant, his money, and his time. He knows that insulating himself with such a tigttknit group exposes him to the occasional ruffled feathers, but he likes having people around him who will tell him the truth.

RELATED: David Chang&aposs Pan Roasted Mussels Recipe

If you grow up with your roots in a subversive subculture–in Huang's case hip hop and skateboarding–the appeal of being rebellious usually wears down as you get older. It's such a rarity to see an adult question authority that it feels like the default to just marginalize those who do as loudmouths or troublemakers. Huang has definitely been branded as both of those things, but is quick to defend himself: "I don't think I'm a bad person. I'm a nice dude who refuses to watch things I love get destroyed. But when I've decided you've done something wrong, I tend to show no mercy." Part of the reputation is his roots in the New York food world, especially the sect that worships at the altar of "bad boy chefs" who present a version of New York cool, a carnivorous palate, and a dismissal of authority. It's faux-machismo, 'vegans are dumb' posturing and let's face it, some pretty pedestrian taste in culture. Huang owes a lot of his success to other people having that outlook, but he's dead set on doing it right and not letting his personality get bigger than his work.

Como Fresh Off The Boat makes its debut, it's not lost on Eddie Huang how lucky it is that his deeply personal, somewhat warped memoir is making it to network TV. I ask him if its a trip to see his show being advertised on buses and in the subway. He acknowledges that it's crazy but is typically pointed in his response. "I look at them and I think: I wouldn't have done gótico americano posters."

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang Crosses Over Into the Mainstream

Eddie Huang (restaurateur, former lawyer, former drug dealer, and as of last night, TV show creator) is in transition. He's crossing over into the mainstream and he's ready for the attention. His law degree will come in handy as he moves from the world he's comfortable in (hosting Vice's "Huang's World,"running his restaurant Baohaus), to the less forgiving arena of network TV. His bestselling memoir Fresh off the Boat has been turned into a family-friendly sitcom debuting on ABC this week and Huang's efforts to maintain the humanity, edge and frank discussion of race have been at the forefront of his thoughts. "If you look at the buzz from the TCA's (Television Critic's Association screenings) our show has the most. Why? Because we're telling the truth. And I tell the network, 'Take a hint!' Just tell the truth and people will tune in." The show is notable not just for its depiction of an Asian family on TV but treating them the same as any other American clan: three dimensional and flawed. One gets the sense that Eddie Huang wouldn't let it exist any other way.

RELATED: What Marcus Samuelsson Cooks When He&aposs at Home

"Being Asian in America is complex. You see white culture and you see black culture. Being Asian you say what is my identity? So, I can do kung-fu, math, play violin then become a lawyer or doctor." His identity as a 2nd generation immigrant is informed by his exposure to rap music, skateboarding and the diversity that lives in kitchens like the one in his father's restaurant growing up. His goal is to make sure the show stay true to that struggle for self. "My biggest concerns are the representation of the Asian male, the exotification of the Asian female, and the aping of black culture."

Huang's recent Nueva York magazine piece laid out a common scenario he's faced with: writer writes about his Asian identity honestly TV company buys the rights to that story television people try to whitewash it. When the writers on Recién llegado en barco wanted to change the rap group Gravediggaz to Beastie Boys in a key scene, Huang, the guy who should be happy just for the change to see his memoir turned into a network sitcom, had to explain to them just how much changing the rap group from black to white means. Huang is also the Wonder Years-like narrator on the show. When it comes time to record his voiceover he's combing over every line, sorting out the proper context and inflection. He explains, "I don't give notes for what's funny. I give notes on power."

Eddie's fights with ABC are consistent with his struggles with his other work. He's conscious of his place in the world, in New York and in time. His main concern is using whatever shine he has in the spotlight to pull focus onto the issues that define him and color his world. He recognizes that three seasons into his Vicio show he needs to shift the focus away from his personality and onto his guests. He's aware that too much time in the public eye can make you disposable and wants to stay one step ahead. In his race to do interesting work Huang's self-awareness may be his best asset. He's surrounded himself with a network of close friends who help manage his restaurant, his money, and his time. He knows that insulating himself with such a tigttknit group exposes him to the occasional ruffled feathers, but he likes having people around him who will tell him the truth.

RELATED: David Chang&aposs Pan Roasted Mussels Recipe

If you grow up with your roots in a subversive subculture–in Huang's case hip hop and skateboarding–the appeal of being rebellious usually wears down as you get older. It's such a rarity to see an adult question authority that it feels like the default to just marginalize those who do as loudmouths or troublemakers. Huang has definitely been branded as both of those things, but is quick to defend himself: "I don't think I'm a bad person. I'm a nice dude who refuses to watch things I love get destroyed. But when I've decided you've done something wrong, I tend to show no mercy." Part of the reputation is his roots in the New York food world, especially the sect that worships at the altar of "bad boy chefs" who present a version of New York cool, a carnivorous palate, and a dismissal of authority. It's faux-machismo, 'vegans are dumb' posturing and let's face it, some pretty pedestrian taste in culture. Huang owes a lot of his success to other people having that outlook, but he's dead set on doing it right and not letting his personality get bigger than his work.

Como Fresh Off The Boat makes its debut, it's not lost on Eddie Huang how lucky it is that his deeply personal, somewhat warped memoir is making it to network TV. I ask him if its a trip to see his show being advertised on buses and in the subway. He acknowledges that it's crazy but is typically pointed in his response. "I look at them and I think: I wouldn't have done gótico americano posters."

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang Crosses Over Into the Mainstream

Eddie Huang (restaurateur, former lawyer, former drug dealer, and as of last night, TV show creator) is in transition. He's crossing over into the mainstream and he's ready for the attention. His law degree will come in handy as he moves from the world he's comfortable in (hosting Vice's "Huang's World,"running his restaurant Baohaus), to the less forgiving arena of network TV. His bestselling memoir Fresh off the Boat has been turned into a family-friendly sitcom debuting on ABC this week and Huang's efforts to maintain the humanity, edge and frank discussion of race have been at the forefront of his thoughts. "If you look at the buzz from the TCA's (Television Critic's Association screenings) our show has the most. Why? Because we're telling the truth. And I tell the network, 'Take a hint!' Just tell the truth and people will tune in." The show is notable not just for its depiction of an Asian family on TV but treating them the same as any other American clan: three dimensional and flawed. One gets the sense that Eddie Huang wouldn't let it exist any other way.

RELATED: What Marcus Samuelsson Cooks When He&aposs at Home

"Being Asian in America is complex. You see white culture and you see black culture. Being Asian you say what is my identity? So, I can do kung-fu, math, play violin then become a lawyer or doctor." His identity as a 2nd generation immigrant is informed by his exposure to rap music, skateboarding and the diversity that lives in kitchens like the one in his father's restaurant growing up. His goal is to make sure the show stay true to that struggle for self. "My biggest concerns are the representation of the Asian male, the exotification of the Asian female, and the aping of black culture."

Huang's recent Nueva York magazine piece laid out a common scenario he's faced with: writer writes about his Asian identity honestly TV company buys the rights to that story television people try to whitewash it. When the writers on Recién llegado en barco wanted to change the rap group Gravediggaz to Beastie Boys in a key scene, Huang, the guy who should be happy just for the change to see his memoir turned into a network sitcom, had to explain to them just how much changing the rap group from black to white means. Huang is also the Wonder Years-like narrator on the show. When it comes time to record his voiceover he's combing over every line, sorting out the proper context and inflection. He explains, "I don't give notes for what's funny. I give notes on power."

Eddie's fights with ABC are consistent with his struggles with his other work. He's conscious of his place in the world, in New York and in time. His main concern is using whatever shine he has in the spotlight to pull focus onto the issues that define him and color his world. He recognizes that three seasons into his Vicio show he needs to shift the focus away from his personality and onto his guests. He's aware that too much time in the public eye can make you disposable and wants to stay one step ahead. In his race to do interesting work Huang's self-awareness may be his best asset. He's surrounded himself with a network of close friends who help manage his restaurant, his money, and his time. He knows that insulating himself with such a tigttknit group exposes him to the occasional ruffled feathers, but he likes having people around him who will tell him the truth.

RELATED: David Chang&aposs Pan Roasted Mussels Recipe

If you grow up with your roots in a subversive subculture–in Huang's case hip hop and skateboarding–the appeal of being rebellious usually wears down as you get older. It's such a rarity to see an adult question authority that it feels like the default to just marginalize those who do as loudmouths or troublemakers. Huang has definitely been branded as both of those things, but is quick to defend himself: "I don't think I'm a bad person. I'm a nice dude who refuses to watch things I love get destroyed. But when I've decided you've done something wrong, I tend to show no mercy." Part of the reputation is his roots in the New York food world, especially the sect that worships at the altar of "bad boy chefs" who present a version of New York cool, a carnivorous palate, and a dismissal of authority. It's faux-machismo, 'vegans are dumb' posturing and let's face it, some pretty pedestrian taste in culture. Huang owes a lot of his success to other people having that outlook, but he's dead set on doing it right and not letting his personality get bigger than his work.

Como Fresh Off The Boat makes its debut, it's not lost on Eddie Huang how lucky it is that his deeply personal, somewhat warped memoir is making it to network TV. I ask him if its a trip to see his show being advertised on buses and in the subway. He acknowledges that it's crazy but is typically pointed in his response. "I look at them and I think: I wouldn't have done gótico americano posters."

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Eddie Huang Crosses Over Into the Mainstream

Eddie Huang (restaurateur, former lawyer, former drug dealer, and as of last night, TV show creator) is in transition. He's crossing over into the mainstream and he's ready for the attention. His law degree will come in handy as he moves from the world he's comfortable in (hosting Vice's "Huang's World,"running his restaurant Baohaus), to the less forgiving arena of network TV. His bestselling memoir Fresh off the Boat has been turned into a family-friendly sitcom debuting on ABC this week and Huang's efforts to maintain the humanity, edge and frank discussion of race have been at the forefront of his thoughts. "If you look at the buzz from the TCA's (Television Critic's Association screenings) our show has the most. Why? Because we're telling the truth. And I tell the network, 'Take a hint!' Just tell the truth and people will tune in." The show is notable not just for its depiction of an Asian family on TV but treating them the same as any other American clan: three dimensional and flawed. One gets the sense that Eddie Huang wouldn't let it exist any other way.

RELATED: What Marcus Samuelsson Cooks When He&aposs at Home

"Being Asian in America is complex. You see white culture and you see black culture. Being Asian you say what is my identity? So, I can do kung-fu, math, play violin then become a lawyer or doctor." His identity as a 2nd generation immigrant is informed by his exposure to rap music, skateboarding and the diversity that lives in kitchens like the one in his father's restaurant growing up. His goal is to make sure the show stay true to that struggle for self. "My biggest concerns are the representation of the Asian male, the exotification of the Asian female, and the aping of black culture."

Huang's recent Nueva York magazine piece laid out a common scenario he's faced with: writer writes about his Asian identity honestly TV company buys the rights to that story television people try to whitewash it. When the writers on Recién llegado en barco wanted to change the rap group Gravediggaz to Beastie Boys in a key scene, Huang, the guy who should be happy just for the change to see his memoir turned into a network sitcom, had to explain to them just how much changing the rap group from black to white means. Huang is also the Wonder Years-like narrator on the show. When it comes time to record his voiceover he's combing over every line, sorting out the proper context and inflection. He explains, "I don't give notes for what's funny. I give notes on power."

Eddie's fights with ABC are consistent with his struggles with his other work. He's conscious of his place in the world, in New York and in time. His main concern is using whatever shine he has in the spotlight to pull focus onto the issues that define him and color his world. He recognizes that three seasons into his Vicio show he needs to shift the focus away from his personality and onto his guests. He's aware that too much time in the public eye can make you disposable and wants to stay one step ahead. In his race to do interesting work Huang's self-awareness may be his best asset. He's surrounded himself with a network of close friends who help manage his restaurant, his money, and his time. He knows that insulating himself with such a tigttknit group exposes him to the occasional ruffled feathers, but he likes having people around him who will tell him the truth.

RELATED: David Chang&aposs Pan Roasted Mussels Recipe

If you grow up with your roots in a subversive subculture–in Huang's case hip hop and skateboarding–the appeal of being rebellious usually wears down as you get older. It's such a rarity to see an adult question authority that it feels like the default to just marginalize those who do as loudmouths or troublemakers. Huang has definitely been branded as both of those things, but is quick to defend himself: "I don't think I'm a bad person. I'm a nice dude who refuses to watch things I love get destroyed. But when I've decided you've done something wrong, I tend to show no mercy." Part of the reputation is his roots in the New York food world, especially the sect that worships at the altar of "bad boy chefs" who present a version of New York cool, a carnivorous palate, and a dismissal of authority. It's faux-machismo, 'vegans are dumb' posturing and let's face it, some pretty pedestrian taste in culture. Huang owes a lot of his success to other people having that outlook, but he's dead set on doing it right and not letting his personality get bigger than his work.

Como Fresh Off The Boat makes its debut, it's not lost on Eddie Huang how lucky it is that his deeply personal, somewhat warped memoir is making it to network TV. I ask him if its a trip to see his show being advertised on buses and in the subway. He acknowledges that it's crazy but is typically pointed in his response. "I look at them and I think: I wouldn't have done gótico americano posters."

Para acceder a videos de equipos exclusivos, entrevistas con celebridades y más, suscríbete a YouTube.


Ver el vídeo: Eddie Huang Shoes off His Personal Sneaker Collection (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Madisen

    Muy simple en palabras, pero en hechos, mucho no corresponde, ¡no todo es tan color de rosa!

  2. Emanuel

    Algún tipo de mal gusto

  3. Rawgon

    ¿Cómo podemos definirlo?

  4. Dahwar

    notablemente, la idea muy valiosa

  5. Sumarville

    cuento de hadas chtoli?



Escribe un mensaje